Biografía.

Reina y defensora de las mujeres.

Francisca Viveros Barradas, mejor conocida como Paquita La Del Barrio, nace un 2 de abril de 1947 en Alto Lucero, Veracruz. Es hija de Aurora Barradas y Tomás Viveros.

La encargada de criar a Paquita fue su tía Lucía. Su infancia no fue fácil, ya que “Chica”, como era llamada, desde muy pequeña andaba descalza. Aprendió a cortar café, arribar a las bestias cargadas, se iba a las huertas a cortar mango, vendía pan recorriendo caminos de terracería de un pueblo a otro, desempeñando esas labores que la pobreza te obligan a aprender y practicar en un pequeño pueblo alejado 5 horas de una ciudad.

Alrededor de sus 12 años de edad, mientras montaba a caballo ya cantaba por los caminos. Así fue como Paquita descubrió el talento que años más tarde le daría gran fama, acrecentando la que comenzaba a ganar en ese entonces. En los festivales de su escuela los maestros siempre le pedían que cantara. Fue así como Paquita cantó por primera vez en público.

El tiempo transcurría. Paquita sólo logró terminar la primaria. Fue por sus carencias que se vio obligada a abandonar la escuela. Como dato curioso, los Reyes Magos (equivalente a Santa Claus en Estados Unidos) nunca le dejaron un regalo. Otro dato curioso es que cuando llegaba una película a exhibirse en la iglesia del pueblo, de esas que protagonizaba Pedro Infante en ese tiempo, solía preguntarse si algún día estaría ella ahí, en esa pantalla gigante.

En torno a los 15 años se le da la oportunidad de entrar a trabajar en el Registro Civil de su pueblo. Ahí es cuando conoce al Tesorero de la Presidencia Municipal, su primer gran amor, un señor de nombre Miguel Gerardo, 30 años mayor que ella y, además, un hombre casado.

Con él Paquita procreó a sus 2 hijos: el mayor, Miguel, y Javier, cuya edad se diferencia en apenas un año. Se podría decir que Paquita era el “segundo frente” de este señor, quien se la llevó a vivir a otro pequeño pueblo llamado Chicontepec, donde Paquita, ya cansada de vivir este infierno, se arma de valor y decide dejar a sus hijos encargados con su mamá Aurora.

En 1970 viaja a la Ciudad de México en busca de trabajo. La acompaña su hermana Viola, con la cual había cantado en alguna fiesta de pueblo. Es así como deciden crear el dueto llamado Las Golondrinas. Al radicarse en la gran capital se toparon con muchos obstáculos, llegando como “arrimadas” a una vivienda de bajos recursos en Tepito, un barrio de los más bajos y peligrosos de la ciudad, gracias a unos conocidos del pueblo que al mes les piden que vayan porque según ellos sólo podían quedarse mientras encontraban trabajo. Pues “ni modo”: de nuevo tuvieron que buscar donde vivir.

Una vez establecidas consiguieron trabajo en un pequeño lugar llamado La Fogata Norteña, lugar en que Paquita conoció a su segunda pareja, Alfonso Martínez, quien con el transcurso de los años se convertiría en el famoso “inútil”, que es la marca registrada en que se ha cimentado la propuesta musical de la artista.

Este hombre era el encargado del restaurante de un hotel y al enamorarse de Paquita le propone casarse y mandar traer a sus hijos, todavía encargados en el pequeño pueblo en que se habían quedado con su abuela, y así llevar una vida de familia. Todo parecía favorable a la felicidad. Corría el año 1975. Les ofrecen un contrato para ir de gira por Perú y Chile, pero el problema consistió en que únicamente querían a una, a Viola.

Paquita comenta que por nada hubiera dejado a su hermana si hubiese sido el caso que la elegida hubiera sido ella. Acostumbrada a cantar con Viola, decide retirarse y pone una pequeña fonda donde vende antojitos mexicanos. Luego, junto con su esposo, decide hacer banquetes y comidas para fiestas. Ella guisaba y se encargaba de las compras. Poco a poco fueron ganando clientes. El año 1977 da a luz unos gemelitos que a dos semanas de nacidos mueren inexplicablemente y a los tres meses fallece su madre que padecía una fatal diabetes.

Ese fue un año muy difícil, lleno de momentos muy tristes. De todas maneras tenia que seguir adelante. Continúa en los banquetes para fiestas y en 1978, después de reunir algún dinero, compra un terreno en la colonia Guerrero, donde a falta de recursos para emprender una construcción formal, entre lonas edifica lo que fue el restaurante llamado Casa Paquita.

Iba personalmente al mercado y preparaba la comida para los clientes; y de repente, se le ocurrió la idea de pasar variedades y empezó a cantar como solista.

Ya para 1979, aún con el dolor de la pérdida de sus gemelitos, se entera que en su pueblo una niña recién nacida, hija de un medio hermano, se debatía entre la vida y la muerte por un misterioso virus. Paquita de inmediato fue por ella y la llevó a la Ciudad de México para hospitalizarla y tratar de que se salvara. Desde ese tiempo nació un gran amor entre ellas, el amor de una madre que lucha y da la vida por lo más sincero que existe, y el cariño desinteresado y la inocencia de una niña que al estar a salvo se convierte en su propia hija después de que su hermano aceptara regalársela. Su hija lleva el nombre de Martha Elena.

En 1984 graba su primer disco. Ella misma lo pagó con sus ahorros ya que no siempre se corre con la suerte de que en una disquera te acepten cuando tu imagen no es la de una mujer exuberante y con grandes encantos aunque se tenga talento. Este fue el caso de Paquita, que tocó muchas puertas sin lograr que se abrieran al primer intento. La persona que la bautizó como Paquita La Del Barrio fue el señor Emilio Jiménez, su director en ese primer disco, que se llamó “El Barrio De Los Faroles”.

El 20 noviembre de 1985 llega por fin la primera gran oportunidad de Paquita al acudir a su primer programa de televisión: “Hoy Mismo” conducido por Guillermo Ochoa, en el cual interpretó la canción “Lámpara Sin Luz”. Después de salir de los estudios regresó en transporte público, en el Metro, sin lograr definir la fama que brinda la televisión pues desde ese momento la gente le hacía mención de que la habían visto en el programa. Advirtió entonces que a dos cuadras de su negocio había filas larguísimas de gente que esperaba entrar a verla cantar. Ese fue un día clave y muy exitoso, la gran ventana que le dio la oportunidad de entrar en los corazones de miles de personas a lo largo de muchos lugares en el Distrito Federal y en la República Mexicana.

Así fue haciéndose más famosa. Su lugar se transformó en un punto en el cual lo mismo se encontraba al carnicero, al peluquero y demás gentes que tiene un sector popular de un barrio en que también hay políticos, escritores, pintores, secretarios de estado y artistas de la época, como Lucha Villa, Amparo Montes, La Tariácuri, Yolanda del Río, Chelo Silva, Daniel Santos, Silvia Pinal, y en tiempos más recientes Verónica Castro, Ana Gabriel, Cristian Castro, Salma Hayek, Carmen Salinas, Joaquín Sabina y en una ocasión el mismísimo Luis Miguel, que pasó a saludar a Paquita.

Su lugar también sirvió de set televisivo para que Thalía grabara su famosa novela “María la del Barrio” en la cual Paquita hizo una aparición especial. Allí nace la famosa frase “me estás oyendo inútil” una ocasión en que su marido tenía dos días de no llegar a casa mientras Paquita se encontraba pasando la variedad. Ella lo vio entrar y se le salió decirle desde la pista en tono interrogativo “me estás oyendo inútil”. El público la ovacionó. Desde ese momento ha sido una frase célebre en su carrera.

Paquita no hacía canciones en contra de los hombres. Esto se da cuando su esposo de igual manera llevaba días de parranda y al regresar ella se sube al coche de él donde encuentra un cassette de Chelo Silva cantando “Cheque En Blanco”. En ese momento se suelta a llorar y con ese gran sentimiento que la caracteriza empieza a cantar este tipo de canciones que hasta la fecha le han dado fama y estilo inigualables.

En 1992 la compañía Balboa-Musart le ofrece incorporarse a sus filas. Esto le permite darse a conocer en España, país que visita al año siguiente, regresando consecutivamente 10 veces y ganándose el cariño del público español.

Un nuevo pesar en su vida. En 1995, después de estar 25 años con su esposo Alfonso Martínez contrata un detective y descubre que él tenía una amante desde hacía 15 años llevando una doble vida y no sólo eso, ya que también tenía una hija de 15 años. Este fue un gran golpe para Paquita, una angustia que la motivó a cantar aún con más dolor y sentimiento hacia los hombres. Este acontecimiento la llevó a divorciarse y, aunque nunca se separaron del todo, vivieron juntos pero no revueltos, ya que Paquita lo describe como el amor de su vida, hasta su muerte en noviembre del año 2000.

En 1997 fue contratada por el legendario promotor Ruly Vega para una gira por la Unión Americana. Hasta el día de hoy esta mancuerna ha cosechado un fascinante ascenso al éxito en la carrera de Paquita realizando giras en cinco años consecutivos junto Vicente Fernández y diversas presentaciones al lado de Juan Gabriel, Jenni Rivera, Joan Sebastián, Ramón Ayala, K-Paz de la Sierra, Lupita D´Alessio, Ezequiel Peña, la Arrolladora Banda El Limón, Lupillo Rivera, y El Chapo de Sinaloa, entre otros.

En su discografía se acumulan 33 discos grabados con acompañamiento de banda, trío, sonora, grupo norteño y mariachi, de los cuales se han vendido más de 20 millones de copias.

Entre sus temas más famosos se destacan “Tres Veces Te Engañé”, “Rata De Dos Patas” , “Las Rodilleras”, “Las Mujeres Mandan”, “La Última Parada”, “Me Saludas A La Tuya”, “Soltero Maduro, Chiquito”, “Hombres Malvados” y otros. La mayoría de estas canciones pertenecen a su compositor de cabecera: Manuel Eduardo Toscano.

En 2009 grabó al lado del cantautor guatemalteco Ricardo Arjona la canción titulada “Ni Tú Ni Yo”, que despertó gran interés en el público logrando un éxito tan fenomenal que gracias a esta mancuerna a finales del mismo año realizaron una gira conjunta por primer vez por Argentina y Colombia.

En el cine Paquita La Del Barrio ha realizado intervenciones en las películas “Modelo Antiguo”, junto a Silvia Pinal, y “Cansada de Besar Sapos” al lado del grupo Camila. Además, ha recibido innumerables premios y reconocimientos en México, Estados Unidos y Centroamérica.

Este año 2011 por primera ocasión en el nuevo premio Billboard de la Música Regional Mexicana Paquita La Del Barrio recibe el galardón “La Voz” en el marco de sus 40 años de trayectoria como reina y defensora de las mujeres. Además, la artista que graba para Balboa Records/ Discos Musart está nominada al premio Latin Grammy en la categoría de Mejor Álbum Mariachi del Año por la excelencia artística de su disco “Eres Un Farsante”.

© 2016, Paquita la del Barrio.